21/05/2024 - Edición Nº2980

Economía

BRICS

Relaciones entre Brasil y China están consolidadas y tienen futuro promisorio

18/09/2023 | (Xinhua) - Las relaciones entre Brasil y China están muy diversificadas y consolidadas, y presentan un futuro promisorio, consideró Javier Vadell, profesor de Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Católica (PUC) de Minas Gerais.


por Redacción


En entrevista a Xinhua, el coordinador del programa de posgrado en China Contemporánea de la PUC-Minas destacó los acuerdos recientes en comercio, tecnología e inversiones, que abren importantes perspectivas para el vínculo bilateral, a partir de la resiliencia que muestra la economía de China.

Las relaciones económicas entre los dos países, recordó, mantuvieron un ritmo ininterrumpido en los últimos años, con crecimiento constante del comercio, pero ha habido una mejora en los vínculos diplomáticos con el Gobierno de Lula, que asumió el 1 de enero pasado.

"Lo que observamos es una muy buena relación, y sobre todo después de los acuerdos a partir de la visita del presidente Lula a China (en abril), que involucran temas muy importantes, no solamente el comercio, sino ciencia y tecnología, inversiones en varias áreas, economía verde, infraestructura (...) En los foros internacionales también, dentro del rol de Brasil, en el grupo BRICS por ejemplo, y el entendimiento de algunos aspectos cruciales de la geopolítica internacional con China", agregó.

Según el profesor de la PUC-Minas, los medios occidentales ofrecen una visión distorsionada de la realidad china, incluyendo la situación económica, desde la década del 90.

"Estamos en medio de una guerra híbrida mundial, hay una política iniciada por Trump y continuada por Biden que pone a China como rival, y gran parte de los medios de comunicación están dominados por Occidente. Problemas existen en todas las sociedades, pero China es un sistema político y económico donde prima la planificación de largo plazo, con metas. La forma de lidiar con las crisis es totalmente diferente", señaló.

El académico destacó que el sólido comportamiento económico chino "sorprendió al Occidente", razón por la cual la apuesta de una mayor relación económica de Brasil con China tiene que continuar.

"La relación con China llegó para quedarse, es muy importante para el sector de agronegocio, y otros sectores están muy entusiasmados ahora con la transferencia tecnológica, con la inversión en infraestructura, porque China es un actor fundamental, no solamente para Brasil, en cualquier parte del mundo. Pienso que las perspectivas de la relación son bastante favorables", resumió.

Otro factor que puede ofrecer nuevas perspectivas a los vínculos económicos es el uso de monedas locales en el comercio con China.

"Es una tendencia que se está difundiendo mucho en el mundo. Es un proceso de desmonopolización del dólar como moneda internacional. Con una moneda tan fuerte como la de China, una potencia comercial, ¿para qué utilizar el dólar? No tiene mucho sentido", subrayó.

En el plano financiero, la convergencia se confirma con la presidencia brasileña en el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD), el banco del BRICS, que asumió este año la expresidenta Dilma Rousseff (2011-2016), que está teniendo "un papel muy proactivo".

"Hay metas interesantes, como que dentro de algunos años el 30 por ciento de los préstamos sea en monedas de los países del BRICS. Lo que también significa mayor margen de maniobra. Con la ampliación del BRICS, otros países, como el caso de Argentina, pueden acceder al NBD", consideró Vadell.

"Un punto interesante es que, a medida que crece el BRICS+, que ya son 11, y pueden ser más, hay mayor posibilidad de crecimiento del banco, con más clientes. Lo que va a hacer necesario mayor capitalización de la institución bancaria. El legado de Dilma en el NBD es el legado de Brasil", consideró.

Con el Gobierno de Lula da Silva, también en el área social existen fuertes puntos de convergencia entre Brasil y China.

"Lula ya ha dicho que la lucha contra el hambre será una bandera de los cuatro años de su mandato. Eso acerca más todavía a los países. China tiene la cuestión del desarrollo, la lucha contra el hambre y la lucha interna de erradicar la pobreza extrema", señaló.

"Es una bandera que China puede levantar con mucho orgullo. Superó a Estados Unidos en expectativa de vida, es una conquista impresionante", agregó.

La cooperación en diversas áreas ha ido creciendo de forma continua, y un ejemplo ha sido el fortalecimiento de la cooperación sanitaria a partir de la pandemia de la COVID-19.

"Yo estudié la cooperación de China con América Latina. Es algo que ha ocurrido de manera impresionante, que inclusive quebró el mito de que China es un país verticalista, porque la cooperación sanitaria, por ejemplo en Brasil, se ha dado en los niveles nacional, estadual y con los gobiernos locales. Ciudades hermanas han cooperado mucho", destacó.

"En realidad ha habido multidimensional y multisectorial, incluso a nivel de las empresas, y en China es algo que quieren fortalecer", puntualizó.

Según Vadell, ese proceso se desarrolla en la línea de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, y también de la Iniciativa de Desarrollo Global.

"Brasil no integra de manera formal la Iniciativa de la Franja y la Ruta, pero de manera informal Brasil está en ese sistema de cooperación. Eso no significa que la cooperación bilateral no se profundice, porque el abordaje flexible chino de la cooperación facilita mucho eso", explicó.

Destacó también la importancia de los lazos culturales, inclusive para los negocios, un aspecto del cual puede dar testimonio a partir del programa de China Contemporánea de la PUC-Minas.

"Hay una clase media china que va a crecer en millones, un mercado allí muy importante. Para hacer negocios, una cosa está ligada a la otra, hay que conocer la cultura, las costumbres, la diversidad, aspectos civilizatorios, culturales y de política", concluyó. 

Temas de esta nota:

BRASILCHINABRICS