23/06/2024 - Edición Nº3013

La Plata

Escenarios

En febrero buscarían un rearmado de JxC, pero piden cambio en la conducción del bloque del Pro en el Concejo Deliberante

02/01/2024 08:50 | El 2023 terminó agitado para Juntos por el Cambio. La interna contenida públicamente hasta el final de la gestión del exintendente Julio Garro irrumpió con fuerza en la última semana, en paralelo al tratamiento de la Ordenanza Impositiva en el Concejo Deliberante. Algunos actores buscarían restaurar una mesa política, pero para eso piden que el concejal Juan Martínez Garmendia se aparte de la conducción de la bancada que el “garrismo” comparte con el “macrismo” puro.


por Redacción


“Si queremos ser una alternativa de gobierno local debemos tener una propuesta absolutamente de centro, y eso se va a demostrar con el paso de las semanas o meses en donde los extremos quedarán desacreditados socialmente”, razonan tanto en la UCR, como en el GEN, y en el Pro identificado como “palomas”, o sea los más referenciados con el ex presidencial Horacio Rodríguez Larreta.

La cuestión no está sencilla en Juntos por el Cambio de La Plata aunque si logran juntarse amasan un importante capital político, no solo en votos sino en presencia legislativa.

En las últimas elecciones empataron en 38 puntos con el alcalde Julio Alak, y la diferencia que colocó al referente de UxP en la intendencia fue mínima, pero sin embargo la política es volátil y los porcentajes de adhesión pueden cambiar significativamente de acuerdo con el juego de distintas variables que van desde el apego de un sector del Pro al gobierno nacional de Javier Milei, hasta la rotunda negativa de alguno radicales u otros allegados a Rodríguez Larreta, y en el medio pasan diferentes movimientos locales. 

En el Concejo Deliberante el pack de ediles de Juntos por el Cambio muestra exactamente la mitad del cuerpo: 12, pero perdieron fuerza al dividirse en tres bloques como son el Pro “garrista” + “macrismo”, que tiene siete integrantes; la UCR + Pro, con cuatro ediles; y un monobloque identificado con la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

El bloque del Pro que comparte el garrismo con el macrismo es presidido por Juan Manuel Martínez Garmendia, un edil referenciado internamente con la diputada Julieta Quintero Chasman, y allí comulgan el macrista Nicolás Morzone, que es vicepresidente II del Concejo Deliberante, y sus pares Florencia Barcia, Lucía Barbier, Darío Ganduglia, Julia Matheos y Lucas Lascours. Por otra parte, está la sociedad entre radicales y el ex diputado del Pro, Daniel Lipovetzky, que tiene una bancada presidida por el “boina blanca” Diego Rovella, e integrada por sus correligionarios Manuela Forneris, Gustavo Staffaloni, y desde el partido amarillo el aporte lo hace Melany Horomadiuk. Por último, está el monobloque de María Belén Muñoz, identificada con el exsenador “halcón”, Juan Pablo Allan.

Los radicales acusan al garrismo de romper la “unidad” de la bancada, y cuentan que un día en donde estaba reunidos los doce ediles para buscar una forma de conducción única los seguidores del ex intendente, con Martínez Garmendia a la cabeza, se retiraron, por lo que obligaron a que haya más de un agrupamiento.

En el medio hubo intentos de la ex lista de Allan, o sea de Morzone y Muñoz, para armar un bloque junto a los dos ediles de La Libertad Avanza, pero la cuestión quedó trunca, presuntamente por la negativa libertaria y además por los roces nacionales entre el ex presidente Mauricio Macri y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

La cuestión es que Morzone, que es el único macrista puro de los siete ediles de la bancada del Pro, terminó asociado al garrismo, y allí permanece, aunque con un fuerte desgaste interno.

Para las próximas semanas se especula con el regreso Concejo de Javier Mor Roig, que actualmente está ocupando un cargo en un organismo de contralor del Estado provincial, y si eso ocurre queda fuera de juego Julia Matheos, con lo que el bloque de “los siete” pasaría a reducirse a media docena, mientras que posiblemente la bancada “UCR + Pro por la Ciudad”, pueda agrandarse y tener cinco integrantes.

Pero el marco de conflicto no solo está en el deliberativo, porque los radicales hacia fin de año tienen renovación partidaria, y hay que ver cómo se mueven las piezas locales de cara al 2025. Hasta el momento la conducción que encabeza Pablo Nicoletti se muestra sólida porque consiguió un buen armado en el Concejo Deliberante, creó dos nuevos comités barriales en Los Hornos y Villa Elvira, y manejó la agenda política local dentro de JxC durante las últimas semanas del año. Un punto más a favor está en la consagración del senador Martín Lousteau como presidente del Comité Nacional. Sin embargo, también juega el desgastado presidente del Comité Provincia y senador nacional, Maximiliano Abad, y hay que ver hasta donde puede forzar a una discusión de la próxima conducción partidaria local, y como si eso fuera poco en los últimos tiempos cobró fuerza la figura del diputado nacional, Pablo Juliano, el “bendecido” del diputado Facundo Manes, y que además puede entrar en sintonía con el legislador provincial Claudio Frangul.

A simple visa no se advierten modificaciones sustanciales en la conducción del radicalismo platense, pero siempre las internas son foco de tensión en la Unión Cívica Radical y pueden traer sorpresas aún hasta para el más experimentado.

El sábado, Nicoletti hizo un balance ante Impulso Baires y al ser consultado sobre cómo se para la UCR frente a sus socios de JxC, dijo: “La relación es muy buena con la mayoría, trabajamos juntos bastante tiempo en el mismo frente. En la medida que haya coincidencias en la construcción de un espacio de centro (como referí antes) y coincidencias desde lo programático, seguramente trabajaremos juntos para construir una alternativa”.

“El radicalismo va a liderar un proceso político en la ciudad, con un posicionamiento claro en el centro. Nosotros somos oposición al peronismo y somos oposición al gobierno nacional. Y vamos a construir una alternativo con todos los partidos y dirigentes que quieren ubicarse en este centro político, con los cuales tenemos una identidad similar y que pensamos las soluciones para la ciudad del mismo modo y de cara al vecino”, añadió.

En los últimos días del año las pulseadas en JxC quedaron expuestas. Por un lado, hubo un brindis de fin de año organizado por la UCR y aliados, y además pasaron a saludar dirigentes del GEN como el ex concejal Gastón Crespo y del Partido Socialista, como su titular partidario provincial y ex concejal platense, Emiliano Fernández; y unos días más tarde GEN y socialismo hizo su propio brindis y concurrieron Nicoletti, Rovella, referentes de la Coalición Cívica, y además el flamante senador, Marcelo Leguizamón, uno de los hombres claves en el desarrollo de esa coalición para los próximos tiempos.

Por otro lado, hubo un brindis del bloque de los siete del Pro duro. Estuvo además Quintero Chasman pero faltó Lucía Barbier.

En tanto, en el medio irrumpió la senadora electa por la Tercera Sección Electoral, Florencia Arietto, y realizó una recorrida por barrios platenses. La legisladora tiene conexión con el ex concejal Pablo “Colo” Pérez, y al parecer en febrero intensificará sus recorridas por la capital bonaerense.

La legisladora tiene fuerte presencia por lo que no pasa desapercibida, y algunas espadas locales, sobre todo del Pro, ya pusieron el grito en el cielo. La respuesta por lo bajo llegó rápido: “Florencia tiene con qué armar en la Provincia, y La Plata será un pilar más que importante, así que habrá novedades”.

Con ese complicado marco hay algunos que por lo bajo están trabajando en una posible reunificación de la coalición que gobernó la Ciudad hasta el 10 de diciembre, aunque prácticamente todos coinciden en que Garro debería tener un gesto e instruir modificaciones en la bancada de concejales, o sea directamente piden a viva voz que no sea Martínez Garmendia el interlocutor.

Hay que ver qué ocurre en las próximas semanas en donde habrá mucho café de por medio, y amplias charlas en grupos de Whats App.

Y como perlita que detonó el agitado fin de año estuvo el grupo de Whats App “Howards”, que reúne a todos los referentes de las distintas tribus de JxC, tanto de primeros niveles como de segundas y terceras líneas. Allí se armó flor de polémica en donde exfuncionarios garristas le pedían al bloque de concejales del Pro mayores precisiones con sus actuaciones legislativas, y solo Barcia mantuvo una fluida comunicación que terminó tanto con ella como con Barbier ausentándose de la sesión del deliberativo que permitió a la nueva gestión comunal un incremento de tasas de hasta 150 por ciento por no estar de acuerdo con el acompañamiento que hizo su bloque.

En el medio hay que tener en cuenta como viene la legislativa del 2025. Allí, Quintero Chasman termina con su mandato como diputada y algunos creen que buscará repetir, y también concluye su labor como edil Martínez Garmendia. Mientras tanto hay quienes dicen que Garro debería encabezar la tira de diputados para aprovechar el capital político que consiguió, pero para eso necesita unidad en la coalición y también sostienen que si el ex intendente llega a quedar "muy pegado" a Milei es posible que no logre sentar en la mesa a todos los actores de la mega coalición opositora. Además, es posible que los radicales disputen fuertemente, y ya dieron el aviso: “vamos a liderar una alternativa de centro”, dijeron. En el medio, habrá que ver si aparecen nuevos actores en la disputa de lugares en JxC, sobre todo para la tira de concejales: habrá novedades.