22/02/2024 - Edición Nº2891

Politica

Análisis radial

"Nuevo plan por la caída del paquete impositivo", advirtió Jorge Joury por la FM 98.9 y Pinamar TV

29/01/2024 09:47 | "Nada es gratis para el gobierno y Javier Milei tuvo que pagar su precio en el Congreso por la falta de cintura política para negociar. Se vio obligado a dar marcha atrás en todo el paquetazo económico que pretendió meter en la Ley Ómnibus. Además, después de la ida del ministro de Infraestructura, Guillermo Ferraro, otros colaboradores quedaron heridos y ahora el Presidente se vería obligado a cambiar su estrategia para avanzar con su plan de reconstrucción de la economía". Así lo señaló el periodista Jorge Joury en el programa "A las cosas por su nombre", que conduce Hugo Manzo por la FM 98.9 y Pinamar TV.


por Redacción


El analista añadió que: "La eliminación de todo el capítulo fiscal de la ley ómnibus, una de las columnas sobre las que se apoyaba el plan de déficit cero de Milei podría implicar un tropiezo para la credibilidad del programa económico, que deberá ahora poner en marcha recortes más drásticos en otras áreas para llegar al mismo resultado, sin el aporte de subas de impuestos.
El ministro de Economía, Luis "Toto" Caputo,  aceptó retirar del proyecto que se debate en la Cámara de Diputados las retenciones, el capítulo sobre jubilaciones, la reversión del Impuesto a las Ganancias, el blanqueo, la moratoria impositiva y el adelanto de Bienes Personales. Fue un tiro al corazón para el proyecto de Milei y ahora, frente a este revés, la Casa Rosada se verá obligada a negociar.
Después de este revés, el Gobierno pondrá en marcha  el “plan B” del ajuste y necesitará 5.200 millones de dólares de recortes adicionales.
Para eso, se recortarán gastos presupuestarios en los que considera tener margen para hacer una poda mayor que en su plan original. Las transferencias a las provincias, la obra pública y los subsidios son los principales candidatos a experimentar, desde ahora, un corset más apretado.
Además, el rumor cada vez más intenso, es que después que rodara la cabeza del ministro de Infraestructura, Guillermo Ferraro, hay otras figuras que quedaron desgastadas. Ferraro se tuvo que ir por haber filtrado a la prensa, la frase del presidente en la reunión de Gabinete del jueves, en la que amenazaba con "dejar a los gobernadores sin un peso y fundirlos a todos" porque se niegan a apoyar las reformas económicas y la delegación de poderes legislativos al Poder Ejecutivo Nacional.
Pero además, trascendió que Milei ordenó otra amenaza: crear una Fiscalía anticorrupción para investigar a todos los funcionarios de los poderes Ejecutivos y Legislativos, nacional y provinciales si no aprueban la ley.
Un dato extra y muy relevante es que la caída en desgracia del paquete fiscal preocupa en Washington. Emisarios del Fondo Monetario (FMI) ya le pidieron al gobierno que dé precisiones de cómo cerrarán los números, dado que está para su aprobación el primer desembolso del organismo para la gestión Milei y la obsesión histórica del FMI -bajar jubilaciones y subir retenciones- está frenada. En paralelo, de entrar en sesiones ordinarias, una nueva ley fiscal entrará recién en vigencia en junio, con buena parte del ejercicio jugado y las exportaciones agropecuarias ya anotadas en su totalidad para todo el año. 
Milei además brindó una entrevista a The Wall Street Journal, en medio de la crisis política que atraviesa su gobierno por las marchas y contramarchas en la Ley Ómnibus, y en un nuevo mensaje de presión a los gobernadores y legisladores dijo que "no hay plan B para hacer las cosas bien", al tiempo que ratificó sus intención de dolarizar la economía y privatizar las empresas públicas.
Lo que se comenta por estas horas es que uno de los funcionarios que quedó mal parado es el ministro de Interior Guillermo Francos. También  Martín Menem, el presidente de la Cámara de Diputados al que se considera carente de cintura política para negociar leyes.
Francos sigue en observación por los fracasos que acumula Milei en el Congreso y el grave conflicto que escala con los gobernadores, dos relaciones cruciales a cargo del ministro del Interior.
Francos además mantiene una dura pelea interna con el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, uno de los impulsores del despido del ministro Ferraro.
La incapacidad de Menem para articular las alianzas parlamentarias que necesita el gobierno es aceptada por propios y ajenos.Otro dato que le juega en contra, es que Menem está peleado con el jefe del bloque de diputados libertarios, Oscar Zago.
También no se puede dejar de señalar que los bloques aliados están alarmados por la falta de capacidad política y desconocimiento de los resortes más básicos de la dinámica parlamentaria que se le notan a Menem. 
Hay quienes afirman que el propio Milei estaba harto de Menem y había decidido jerarquizar el rol parlamentario de José Luis Espert. Desde entonces ese malestar escaló y no son pocos los que en estos días escucharon a Milei repetir: "Yo quería a Ritondo como presidente de Diputados, pero me pusieron a Menem".
De hecho, en el gobierno ya se habla de su posible destitución como presidente de la Cámara de Diputados: la idea que circula es degradarlo a jefe de bloque.
Lo que se observa es que el programa económico no tiene ancla nominal y el gobierno no tiene ancla política. Hay observadores que sostienen que Milei tiene que bajar el tono de discurso agresivo frente a lo que él denomina "la casta", si es quiere que las negociaciones lleguen a buen puerto. El mismo los trata de corruptos cuando no le aprueban las leyes. También preocupa en el ámbito internacional que Milei embistió contra el presidente de Colombia y lo trató de "comunista asesino", comprando un problema internacional. 
Por su debilidad parlamentaria a Milei no le queda otro camino que negociar. 
Frente a este cuadro de situación, el diputado Miguel Angel Pichetto, un viejo zorro de la política, se apresura y propone un gobierno de coalición para dotar al Presidente del músculo político que le falta.
Finalmente, se suspendió la sesión de este jueves y se reprogramó para mañana. Pero aún no está confirmado que se haga, porque los bloques opositores, de Hacemos (Pichetto) y la UCR, además de la Coalición Cívica, mantienen su postura de rechazar varios artículos. El PRO, que comanda Cristian Ritondo, es el más proclive a acompañar, pero también tiene disidencias con el dictamen libertario.
Si se hace la sesión, el radicalismo y los pichettistas podrían tumbar varios artículos, porque el peronismo pondrá 102 legisladores a votar contra todo el proyecto. Por eso Menem y el ministro del Interior, Guillermo Francos, le dijeron a Milei que por ahora “no están los votos”
En el Gobierno se resisten a hablar de más cambios. Milei quiere mostrar autoridad y ratifica que el déficit cero es la prioridad, con o sin ley. Piensa apurar sin respiro a los opositores para que saquen la delegación de facultades, privatizaciones y demás capítulos que sobreviven en la ley ómnibus. Oscar Zago, jefe del bloque libertario planteó incluso que ahora se debería volver a considerar una cesión de poderes especiales de dos años y prorrogable, como establecía el proyecto original.
Milei aún retiene altos niveles de popularidad. Por eso juega de la intransigencia a la negociación. Su obsesión pasa ahora por diseñar una versión alternativa y creíble del ajuste, pero empieza a correr el tiempo. Además, hoy habrá que ver cómo reaccionan los mercados, si aprueban el rumbo o sopesan el escollo político de un gobierno en franca minoría y sin un mecanismo sustentable  de negociación para la aprobación de leyes",
finalizó el analista.