22/06/2024 - Edición Nº3012

Politica

Cien días

Milei se encierra entre los propios, mientras Kicillof muestra equilibrio y Mirtha Legrand tiene miedo

19/03/2024 07:13 | El presidente arriba a sus cien días de gestión con más sombras que luces. La inflación real está en la estratósfera, y la opinión pública manifiesta malestar. En el medio, el bonaerense Axel Kicillof de expresa con equilibrio, y hasta Mirtha Legrand tiene miedo. Se reprime la protesta social y se arremete contra la libertad de expresión con prepotencia.


por Fabricio Moschettoni, editor de ImpulsoBaires / Twitter @FMoschettoni


El gobierno desea que la inflación se pulverice, pero no hay medidas reales, y tal es así que la ficción supera a la realidad porque buscará toquetear métodos de medición, o sea que podría aplicar una fórmula vieja para que el peso de determinados agrupamientos en el promedio general sea aminorado.

La opinión pública manifiesta respetuosamente su descontento, y lo hace ante consultas de encuestadores. Por ejemplo, este domingo Impulso Baires publicó el último trabajo de la firma Zuban-Córdoba en donde el 57.3% tiene imagen negativa del gobierno, pero si se toman puntos de referencia desde la asunción de Javier Milei como presidente se puede notar la descomposición que está sufriendo su ponderación de gestión: en diciembre el 55.4% lo desaprobaba, en enero el 53.9%, en febrero el 54.7%, y en marzo el 57.3%.

Además, casi el 90% de los argentinos que opinaron creen que las medidas de recorte del gasto público no la están pagando la casta, sino que la estamos pagando todos los argentinos, y además un 70% ya no sabe qué más ajustar para llegar a fin de mes.

En tanto, en el mundo libertario no paran las hostilidades. En los últimos días el presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara Baja, José Luis Espert, salió con todo a pedir que en provincia de Buenos Aires no se paguen los impuestos de ARBA, y llamó a una “rebelión fiscal”, cuestión que le costó una denuncia penal de la letrada Valeria Carreras radicada en el Juzgado Criminal y Correccional 9 por instigación a cometer delito.

Los reiterados pedidos de Espert a esa rebelión fiscal fueron respaldados por el presidente Javier Milei, y eso le da una cuota de máxima tensión institucional al asunto, al punto tal que ayer el gobernador Axel Kicillof realizó una conferencia de prensa en la Gobernación aplicando una buena dosis de equilibrio: explicó punto

por punto qué hace con los impuestos que se recaudan, y además reiteró el maltrato que sufre la Provincia en el reparto de la coparticipación federal cuando lleva al tesoro nacional el 40% de la masa coparticipable y recibe menos del 20%.

Kicillof lanzó una recomposición para empleados públicos incluyendo a docentes, personal de salud, policías, entre otros. Además, mejoró la jubilación de los beneficiarios de IPS, y reiteró las obras que fueron haciendo en la provincia a pesar de la crisis.

El mandatario provincial también le dio un toque político al asunto al decir: “es muy grave que Milei llame a incumplir la ley” y pidió “poner freno al desquicio”.

En todo el tiempo se mostró equilibrado, y es un estilo interesante que se opone al caótico estilo libertario.

En tanto, el fin de semana, el ex ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, también mencionó el Código Penal y dijo que la actitud de Espert de “rebeldía” está “claramente tipificada en el Código Penal” y citó al artículo 230 que menciona la penalidad para los que impidan ejecutar leyes nacionales o provinciales.

Pero en el mundo Milei también se acordaron de Mirtha Legrand. Resulta que la conductora y actriz se manifestó en respaldo del Cine Gaumont y rechazó su cierre. Dijo desde su mesa: “qué puede costar mantener el cine Gaumont, es terrible esto. Está espléndido y en muy buenas condiciones. Es una lástima…y lo del Instituto de Cine también, si había alguno que robaba bueno afuera. Por el Gaumont tenemos que hace algo, que no se cierre”.

Y el presidente redobló la apuesta al adherir a una propuesta que lanzó en redes Julio Burdman para solucionar la cuestión. “Qué gran gesto sería que Mirtha compre el Gaumont, que éste pase a llamarse Cine GAUMONT-LEGRAND y que proyecte solo películas argentinas”, dijo el politólogo.

Mirtha, en tanto, contestó y dejó un fuerte mensaje cuando habló con Diego Pérez en el Canal de la Ciudad. Legrand dijo: “Me da como cierto temor a expresarme, porque si cada cosa que vas a decir, si al Gobierno no le gusta mucho, o le molesta a alguien, te van a retrucar. Es desagradable”.

Si Mirtha tiene miedo con su enorme trayectoria y respeto, y dijo que no quiere estar en contra de este gobierno porque se toma represalias, es lógico que todos estemos en un estado de angustia, temor e incertidumbre porque en un punto se empieza a reprimir no solo la protesta en la vía pública sino las expresiones en medios o en las mismísimas redes sociales.

En cien días de gestión, Milei no solo se peleó con políticos de “la casta” como él lo llama, mientras incorpora a su gobierno exponentes consolidados de esa casta como el ex gobernador y ex vicepresidente Daniel Scioli, sino que también cuestiona a periodistas, ciudadanos, artistas y ahora a símbolos de la cultura popular como Mirtha.