22/04/2024 - Edición Nº2951

Politica

Análisis radial

"La fase 2 del plan Milei y un frente con el PRO",  reveló Jorge Joury por la FM 98.9 y Pinamar TV

21/03/2024 09:55 | "Después de cien días de gobierno que fueron vertiginosos, con éxitos y fracasos, parece que Javier Milei y su ministro de Economía, Luis Toto Caputo entrarían en la fase 2 de su plan de transformaciones, rumbo a una neo convertibilidad. Y en el plano político, se habla de un acuerdo con el PRO para armar un frente electoral para las elecciones del año próximo".Así lo señaló el periodista Jorge Joury, en el programa "A las cosas por su nombre", que conduce Hugo Manzo por la FM 98.9 y Pinamar TV.


por Redacción


El analista añadió que : "Tras haber comprado más de diez mil millones de dólares en reservas para el Banco Central, Caputo estaría calentando motores para jugar una bala de plata. 
Aunque las futuras medidas se guardan bajo siete llaves, todo indica que se están preparando las herramientas para ir levantando paulatinamente el cepo cambiario.
Pero tanto el Presidente como el ministro pidieron paciencia para dar ese paso. Javier Milei ya dijo que serán muy prolijos para el desarme, de manera de evitar grandes riesgos. "Si lo hiciéramos ahora, hay un 50% de posibilidad de una hiperinflación", alertó el jefe de Estado.
Caputo, sin embargo, ya dijo que tiene en mente medidas de “shock” para lograr un desplome de la inflación.
El ministro dio algún indicio del programa que se viene: “La libre competencia de monedas va a funcionar en el sentido que va a bajar la inflación mucho más fuerte”, dijo hace unos días frente a un grupo de poderosos empresarios.
Sin embargo, en la City creen que Caputo tiene otra carta en la manga y que habrá algo más en ese plan de “shock” que busca un colapso de la dinámica inflacionaria.
El economista Guillermo Mondino, una de las voces más escuchadas en bancos y consultoras de Buenos Aires y en Wall Street, acercó una pista. El ex funcionario del gabinete de Domingo Cavallo y actual profesor de la Universidad de Columbia en los Estados Unidos, sospecha que detrás de la idea de Caputo de encaminar la economía hacia una competencia de monedas subyace un plan mucho más potente.
Concretamente, el economista piensa que la dupla Milei-Caputo podría estar dando los primeros pasos hacia una especie de "neo convertibilidad". El objetivo sería tener un ancla nominal para contener la inflación, tal como lo hizo el uno a uno durante la década del ‘90.
Ese programa, cree Mondino, le permitiría al Gobierno tener una terapia de shock contra la inflación.
No obstante, la hipótesis es que, a diferencia del ciclo menemista, ahora no se implementaría un tipo fijo inflexible "para siempre", como lo proponía por entonces Domingo Cavallo, sino una simple regla cambiaria sustentada en la acumulación de reservas en el Banco Central.
"El problema de un tipo de cambio fijo es la salida. Es más fácil entrar que salir, como sucede con la mayoría de las regulaciones", manifestó Mondino.
Caputo dijo que el próximo paso, el de la estabilización, sólo podrá ponerse en marcha cuando el BCRA acumule suficientes reservas de divisas. Milei reiteró que recién levantará las restricciones cambiarias cuando ello ocurra.
El Presidente reiteró que existen conversaciones con el Fondo Monetario para lograr que el organismo envíe fondos frescos en los próximos meses, con el objetivo de reforzar las reservas del BCRA, pero además reveló que hay negociaciones con fondos de inversiones privados para conseguir dólares frescos.
Milei cree que durante este mes se está tocando fondo, es decir, se está atravesando el peor momento de la crisis económica. Lo mismo piensa Mondino. Que la fuerte caída de la actividad está llegando a su fin.
Sin embargo, hay algo que diferencia al Presidente de la mayoría de los economistas profesionales. Mientras Milei apuesta a una resurrección rápida, en las consultoras y bancos suponen que esa reacción será lenta, perezosa.
Mondino explica la situación con el dibujo de una "U". Es decir, una fuerte contracción -iniciada tras la devaluación de mediados de diciembre y la consiguiente aceleración inflacionaria- y que estaría llegando a su fin en las próximas semanas.
A diferencia de los funcionarios del equipo económico, Mondino piensa que durante el segundo trimestre del año habrá una "desaceleración de la caída", y que "la recuperación será muy gradual, al estilo de lo que vimos en el año 2016".
La clave para lo que viene, supuestamente una reactivación leve, tiene que ver con que "hay mucha incertidumbre, que va a tardar en disiparse", augura el economista.
De ahí que hay quienes piensan que el "Plan B" de Milei-Caputo contempla, además, un tipo de cambio fijo a partir de la liberación. 
Para llegar a un escenario de tranquilidad en la economía, en este tramo Milei aprendió que la negociación con la oposición es una carta fundamental para ampliar su débil base política.
La realidad marca que a Milei le resulta complicado aprobar las normas que necesita para ordenar la economía.
Cien días después, el presidente parece haber entendido la necesidad de abrirse al diálogo: algo de eso se pudo ver cuando el libertario puso como meta de mediano plazo el “Pacto de Mayo”, acompañado por una nueva Ley de Bases y un nuevo acuerdo fiscal.
En paralelo, Milei habilitó a dos de sus hombres de confianza, Guillermo Francos y Nicolás Posse, a que dialoguen con el PRO, con la Unión Cívica Radical y con la coalición de peronistas que conduce Miguel Pichetto, con el quien se reunió en las últimas horas.
No es un detalle menor; ya que Milei es un hombre de principios, muy dogmático, y, sin embargo, mostró tener flexibilidad para aprender que la política es el arte de la negociación. Lo necesitará a futuro, porque más allá de que pueda intentar gobernar por decreto en áreas como la económica, lo cierto es que más temprano que tarde los temas importantes pasan siempre por el Congreso.
Milei tiene en Diputados un número mágico: 129. Y con apenas 38 legisladores propios, está muy lejos de llegar a ese número. Incluso sumando a los del PRO y a los de Coalición Federal, la realidad le muestra que debe ser flexible.
Tras la asunción de Mauricio Macri en el PRO, Milei ahora pone la mira en un frente electoral conjunto para las elecciones de 2025. El Presidente quiere llegar a un acuerdo para que no compitan por el mismo electorado y no descarta sumar a cuadros del partido amarillo a las líneas de Nación.
Karina Milei quedó a cargo nuevamente de la línea directiva, “Lule” Menem será el armador nacional y Sebastián Pareja organizará la estructura en la provincia de Buenos Aires.
Por lo que se sabe, Milei mantiene constante diálogo con Macri y con el jefe del bloque del PRO en Diputados, Cristian Ritondo, con quien se reunió hace unas semanas en la Casa Rosada luego de bajarles un mensaje a los diputados de La Libertad Avanza para que se amiguen con el partido amarillo en el Congreso y en el territorio.
En el vértigo libertario, cierran las planillas de Excel, pero no le cierran todavía los números a los argentinos de a pie. Las dificultades para generar consensos también parecen ser marca registrada de Milei, abonadas también por un estilo comunicacional agresivo, de campaña, que por momentos cruza los límites de la intolerancia, pero que ahora deberá corregir si quiere llegar a buen puerto con sus transformaciones
En sus primeros 100 días de gobierno,  Milei muestra, por un lado, una reacción positiva de los mercados, que vienen al alza, pero que tienen como contraparte una recesión brutal en materia económica. La primera pata parece ir para un lado y la otra, para el otro. Y es que los mercados celebran que los números de la macroeconomía le están dando bien al equipo económico liderado por Luis Caputo, pero a cambio de un costo altísimo en materia económica, con una parte feroz a la actividad, y en el bolsillo de los argentinos, con la licuación de salarios"
, finalizó el analista.