15/06/2024 - Edición Nº3005

Mundo

Diplomacia

Brasil negocia con Francia un acuerdo para suministrar combustible nuclear para submarinos

23/03/2024 13:13 | (Xinhua) -- Brasil está en conversaciones con Francia para que el país europeo también coopere en la parte del combustible nuclear del submarino "Álvaro Alberto", en desarrollo con los franceses, como parte del programa brasileño de submarinos (Prosub), informaron hoy fuentes oficiales.


por Redacción


En declaraciones a la prensa, la secretaria de la Cancillería brasileña para Europa y América del Norte, Maria Luisa Escorel, aseguró que "creemos que sí, el área del combustible es un área donde tal vez hubo resistencia en el pasado, pero hoy ya hay conversaciones sobre esta posibilidad: que Francia coopere con nosotros incluso en este aspecto a la luz de la energía nuclear, del combustible nuclear".

La diplomática admitió que la cuestión del combustible nuclear "es un tema estratégico, sensible, delicado, pero sí, los dos países también están hablando de eso".

El Prosub forma parte de un acuerdo de asociación estratégica firmado entre Francia y Brasil en 2008. Estimado en 40.000 millones de reales (8.000 millones de dólares actuales), el Prosub prevé la construcción de cuatro submarinos convencionales (dos de los cuales ya están listos) y un submarino convencional de propulsión nuclear, bautizado "Álvaro Alberto".

La información de que los franceses están dispuestos a cooperar incluso en la parte del combustible nuclear del "Álvaro Alberto" representa un cambio en la postura de París.

El acuerdo firmado con Francia, en 2008, contemplaba "el apoyo francés a largo plazo para el diseño y la construcción de la parte no nuclear del submarino".

En la práctica, hasta ahora, se trata de apoyo al diseño del casco del submarino nuclear pero no a la tecnología para alojar el reactor dentro del casco, que Brasil sabe fabricar, haciendo que se conecte y suministre energía para la propulsión.

Las negociaciones sobre esta cuestión son delicadas porque Estados Unidos se opone a la venta de equipos y a la transferencia de "know-how" que permitiese a Brasil tener la capacidad de operar submarinos de propulsión nuclear.

La principal diferencia entre los submarinos convencionales y los de propulsión nuclear es su autonomía y el tiempo que pueden permanecer sumergidos, lo que dificulta su detección.

Mientras que los submarinos convencionales necesitan volver a la superficie periódicamente, para los nucleares prácticamente no hay límite de tiempo (respetando únicamente las necesidades de la propia tripulación).

En la actualidad, solamente los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU -Estados Unidos, China, Rusia, Francia y Reino Unido- y la India, que no es signataria del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), disponen de esta tecnología. Todos ellos poseen bombas atómicas.

Aunque el submarino de propulsión nuclear es una prioridad para el Gobierno brasileño, el proyecto avanza lentamente porque Brasil necesita más conocimientos técnicos y equipos de Francia y porque el presupuesto es inconsistente.

Con este acuerdo complementario, entre otras cosas, Brasil negocia comprar a los franceses equipos para la turbina y el generador, que utilizarían la energía generada por el reactor y no se fabrican en el país.

El anuncio se produce a cuatro días de que el presidente francés, Emmanuel Macron, inicie una visita oficial a Brasil donde, entre otras actividades, asistirá a la inmersión del submarino en el estado de Río de Janeiro.

El próximo buque de propulsión convencional se entregará el año que viene, según indicó Escorel.