12/06/2024 - Edición Nº3002

Politica

Contrapoder

El plan secreto de Kicillof para volver a eternizar intendentes

27/04/2024 08:07 | Las malas políticas del pasado siempre vuelven y como es habitual primero se articulan en las sombras. Es por eso que bajo el más absoluto secreto para no levantar olas se está pergeñando en el peronismo una maniobra para volver a eternizar a los intendentes bonaerenses. La idea es que a través de la Legislatura se modifique la ley provincial que solo admite una reelección consecutiva de los jefes comunales. 


por Jorge Joury*


El motivo, es cerrarle el camino a Karina Milei que quiere desembarcar en el conurbano para destronar a los denominados barones del conurbano.

Según se comenta en los pasillos de la Gobernación, es intención de Axel Kicillof de volver a modificar la ley y esto reaviva peligrosamente el nefasto hábito de intentar garantizarse la perpetuidad en el ejercicio de cargos públicos. Según trascendió, representantes del mandatario en la Legislatura provincial están dispuestos incluso a ceder a la oposición puestos en la Corte bonaerense con tal de conseguir los votos que le faltan al oficialismo para modificar la ya vapuleada ley 14.836.

Se trata de la  norma que en 2016 bajo la gobernación de María Eugenia Vidal se dispuso que los intendentes durarán en sus funciones cuatro años con la posibilidad de una sola reelección consecutiva, pudiendo aspirar a volver al poder luego de transcurrido un intervalo equivalente al de un mandato.

El propio sector político de Vidal en su momento la acusó de haberla reglamentado de manera defectuosa. Sucede que el decreto de 2019, sostenía que el tope reeleccionista abarcaba a quienes habiendo sido elegidos para un segundo mandato consecutivo hubieran “ejercido por más de dos años, continuos o alternados”. Eso llevó a que muchos intendentes de signos políticos variopintos renunciaron o pidieran licencia antes de cumplir un bienio en el cargo, de modo que no se les pudiera contabilizar como un primer mandato, violando así la propia norma al procurarse en los hechos la posibilidad de una tercera e indebida elección consecutiva.

Según fuentes confiables, Kicillof quiere redefinir esta cuestión cuanto antes, cueste lo que cueste

En 2021, la Legislatura volvió sobre el tema tratando de encarrilar la situación en cuanto a poner límites estrictos se refiere. Se modificó la ley para aclarar que el tope era de dos períodos consecutivos “sin importar que el cargo haya sido ejercido total o parcialmente”. Sin embargo, se dispuso que, en lugar de considerar primer período el transitado desde 2017, como figuraba en la norma original, también se tuviera en cuenta como primero el iniciado en 2019, con lo que algunos intendentes pasaron a desempeñarse por más de los ocho años permitidos de forma continua. Del tramposo artilugio salieron beneficiados tanto candidatos de Unión por la Patria como de Juntos por el Cambio.

Cuando la norma bonaerense fue sancionada en 2016, al voto positivo de los legisladores macristas para limitar las reelecciones consecutivas se sumaron los del sector de Sergio Massa. Habrá que ver qué peso político tendrá la representación parlamentaria del excandidato presidencial perdidoso a la hora de sumar avales en caso de llegar a tomar más impulso la arremetida de Kicillof y en qué nivel de acercamiento o de confrontación se hallará su asociación con el gobernador y con el legislador nacional Máximo Kirchner. Hoy, más de la mitad de los diputados de Unión por la Patria en la provincia de Buenos Aires pertenecen al Frente Renovador y diez de ellos concluyen su mandato el año próximo.

La reelección indefinida, hoy la tienen Formosa y Santa Cruz. Se trata de un nefasto mecanismo que termina instaurando feudos donde debería haber alternancia en el poder. Cabe esperar que en Santa Cruz, donde los ciudadanos decidieron terminar con la hegemonía del kirchnerismo, el gobernador Claudio Vidal impulse la derogación de la reelección indefinida. Distinto es el caso de Formosa, donde el gobernador Gildo Insfrán actúa como arbitrario amo y señor desde hace 29 años en forma ininterrumpida, un auténtico escándalo sobre el cual debería expedirse la Corte Suprema de Justicia.

Un estudio del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) le puso número a esa constante: amparados por la ley electoral y la ventaja de contar con el aparato estatal a sus espaldas, ocho de cada diez intendentes del conurbano bonaerense que buscaron su reelección, la consiguieron.

Se indica además que, desde 1983 hasta el año pasado, en el conurbano bonaerense se realizaron 200 elecciones municipales y que, de los 131 casos en los que el intendente buscó mantenerse en el poder, logró renovar su mandato 104 veces (79%). "Si compiten, ganan",  sintetizan desde este espacio.

Los intendentes municipales de los 24 partidos del Gran Buenos Aires llevan en el cargo un promedio de casi nueve años y medio. En el cálculo se resaltan los casos de Manuel Quindimil en Lanús, que estuvo 27 años en el poder, Raúl Othacehé (en Merlo) y de Hugo Curto (en Tres de Febrero), ambos con 24 años en su cargo, o el de Julio Pereyra (en Florencio Varela), con 23 años como intendente. Otro caso para destacar es el del imbatible Mario Secco, el lord mayor de Ensenada, que lleva seis mandatos en el poder, es decir 24 años de permanencia.

Aunque no se lo diga en voz alta, el objetivo reeleccionista del peronismo tiene que ver con cerrarle el camino a Karina Milei que pretende destronar a los barones del conurbano en sus territorios.Hay que señalar que la hermana del presidente, Javier Milei, y secretaria general de la presidencia, a quien denominan "La Jefa", ya mostró el poder de convocatoria en la Ciudad de Buenos Aires y avanza con una movida similar en la provincia. Por ahora, la moneda está en el aire.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información y analista político. El 22 de noviembre de 2017, el Concejo Deliberante de La Plata lo declaró "personalidad destacada en el periodismo".