12/06/2024 - Edición Nº3002

Podcast

Análisis radial

"La Ley Bases con prueba de fuego ", dijo Jorge Joury por la FM 98.9 y Pinamar TV

02/05/2024 10:47 | "La Ley Bases ya pasó airosa la barrera en Diputados, pero ahora viene la prueba de fuego, una dura batalla en el Senado, sobre todo en lo que tiene que ver con el impuesto a las ganancias. Los tiempos apremian al oficialismo para tratar la iniciativa antes del 25 de mayo, día marcado por el presidente Javier Milei para establecer un acuerdo con los sectores políticos, sociales y sindicales. Así lo señaló el periodista Jorge Joury en el programa "A las cosas por su nombre" que conduce Hugo Manzo por la FM 98.9 y Pinamar TV.


por Redacción


El analista añadió: "El kirchnerismo apuesta a ponerle freno, pero hoy se lo ve poco probable. Los K se muestran esperanzados, pero no logran disimular el temor a que algunos senadores peronistas abandonen su postura de rechazo en bloque a estos proyectos y ayuden a convertirlos en  ley. 
En particular este es el caso con los senadores de varias provincias gobernadas por el peronismo, sobre todo del norte del país, que podrían imitar a los legisladores de Tucumán alineados con su gobernador, y que ya vienen votando con los libertarios.
Algo de esto se vio en la maratónica sesión de Diputados: en algunos temas, como la imposición de Ganancias, pero también en relación al régimen de promoción de inversiones, en el caso de los legisladores peronistas de Catamarca y San Juan, hubo acompañamiento a los proyectos oficiales; en otros, como el impuesto al tabaco y sus escandalosas excepciones, unos cuantos diputados justicialistas negociaron directamente con otras bancadas votar las reformas, sin pedir permiso a las autoridades del bloque.
Seguramente van a ser de nuevo unos cuantos los gobernadores peronistas interesados en promover este tipo de comportamientos en el Senado, donde tienen además una relación más estrecha con quienes ocupan las bancas, y saben que pueden cobrarle su ayuda al Ejecutivo, porque éste difícilmente pueda prescindir de ella. Hay gobernadores que sueñan con recuperar la obra pública que está parada y Milei podría darles luz verde.
Por algo, estos acercamientos están generando indignación en el núcleo kirchnerista que se las ve cada vez más negras en sus esfuerzos por mantener la disciplina de los bloques, y entienden que dispone de pocas armas para frenar a los caudillos provinciales, por el sencillo hecho de que el gobierno nacional tiene más para ofrecerles. Se trata, simplemente, de que aprenda a sacar provecho de esa ventaja
Tomando impulso  tras la media sanción de Diputados, el Gobierno ya salió a la caza de nuevos posibles aliados que le den la derecha a la hora del debate de la Ley Bases en el Senado. Así lo confirmó el ministro del Interior, Guillermo Francos, quien admitió que recurrirá a los fondos provinciales como moneda de cambio para cooptar apoyos.
Habrá senadores que “van a tener a sus gobernadores diciéndoles ‘muchachos, dejen de jorobar y tratemos de hacer llegar recursos a nuestras provincias’”, sugirió el titular de la cartera política.
Francos reconoció que ya estuvo hablando con algunos mandatarios provinciales y con referentes de distintos bloques de la Cámara alta. “Algunos senadores van a estar tironeados por posiciones ideológicas, por prejuicios y por mostrar unidad”, reconoció. Pero eso, sugirió, no será problema para el diálogo político.
“Se entiende que los senadores tienen más relación con sus gobernadores”, analizó Francos. “Y cómo estas leyes tienen beneficios directos en las provincias –agregó-, más allá de las discusiones ideológicas y de que algunos tengan posiciones tomadas, trataremos de convencer.”
Francos consideró que la llave será “la reforma fiscal, porque de ahí se van a obtener los recursos". Entonces, fundamentó, si la denominada Ley Bases se aprueba “se va a generar un movimiento económico a las provincias que les va a provocar mucho interés” a sus mandatarios.
Finalmente, para esos gobernadores, ¿qué sentido tiene seguir pegados a la estrategia de Kicillof y La Cámpora de oponerse a todo, a la espera de que el gobierno libertario se hunda?, ¿Por qué van a jugar aquellos sus distritos a la suerte de una “resistencia social contra el ajuste”, que en caso de triunfar solo beneficiará a la dirigencia K, y si fracasa posiblemente va a enemistarlos con muchos de sus votantes, que comparten con Milei a nivel nacional? Es mucho más razonable, para los mandatarios peronistas, negociar por su cuenta con el presidente y sus ministros, tratando de obtener recursos a cambio del respaldo legislativo que estos necesitan, antes de que vayan a buscarlo en las provincias vecinas.
Por más que Milei siga diciendo que puede gobernar lo más bien y mucho más tiempo sin el Congreso, es para todos evidente que no es así, que sin los recursos que le puede proporcionar la imposición del impuesto a las Ganancias se le hará muy cuesta arriba sostener el superávit fiscal los próximos meses. Y sin la delegación de facultades, las privatizaciones y demás reformas que ahora están más cerca de ser habilitadas, su gestión no generará mayor confianza en los inversores y seguirá limitada a hacer un ajuste atropellado y en última instancia insostenible de los gastos, sin poder avanzar hacia un más articulado e integral programa de estabilización y transformación de reglas de juego en el Estado y la economía.
Pero sería un error que ahora los libertarios y sus aliados se relajen, y crean que por haber superado el obstáculo de la Cámara Baja, tienen el camino despejado en el Senado. Por suerte, ya salió Axel Kicillof a advertirles: UxP va a poner todo su esmero y recursos en cerrarle el paso a los libertarios en la Cámara Alta. ¿Lo podrán lograr?
Una negociación de este tipo va a requerir, de parte del Ejecutivo nacional, de mucha coordinación entre el ala política y el ala económica, una buena dosis de pragmatismo y un aceitado manejo de los tiempos. Todas las cosas que el oficialismo tiene que adquirir, porque a priori no dispone de ellas. Pero si no se equivoca y sigue inclinado a sacar las conclusiones correctas del contexto y las lecciones de la historia, no debería tener mayores problemas.
Además, los gobernadores esperan que Javier Milei les ofrezca un "gesto de amor" antes que la ley ómnibus sea tratada en el Senado y ya condicionan el pacto de mayo que el presidente convocó para el día de la patria.
Luego de ese guiño, ahora el gesto de amor que esperan los gobernadores no es otro que la entrega de fondos para las provincias y la reactivación de obras. La semana pasada los ministros de Maxi Pullaro le conocieron la cara al secretario de Obras Públicas de la Nación, Luis Giovani, que prometió reactivar la obra pública. Fue acaso el primer anuncio del Gobierno en ese sentido. Cualquier modificación a las leyes que haga el Senado, el proyecto deberá volver a Diputados, con lo que se seguirá perdiendo tiempo para llevar adelante la transformación.También hay que decir que la CGT ratificó el paro del 9 y llamó a voltear la Ley Bases. El gobierno teme que los sindicalistas influyan en la votación en el senado y pongan en riesgo el Pacto de Mayo
", finalizó el analista.

Temas de esta nota:

PINAMARRADIOLEY BASES