18/05/2024 - Edición Nº2977

Sociedad

Clima

Lluvias intensas, posible granizo y techos de chapa: ¿cómo prevenir roturas?

02/05/2024 14:34 | Los alertas meteorológicos en CABA y algunas localidades y provincias del norte de Buenos Aires son cada vez más comunes. Ráfagas de viento, abundantes precipitaciones y hasta caída de granizo son algunas de las inclemencias climáticas que pueden traer no solo grandes cambios en la cotidianeidad de las personas, sino también generar inconvenientes en las viviendas. Por eso, la elección y mantenimiento de un techo adecuado cobra vital importancia.


por Redacción


En las últimas semanas el Servicio Meteorológico Nacional, emitió una alerta naranja debido a la llegada de las bajas temperaturas, ráfagas de viento de hasta 100 km/h y posibles nevadas, en gran parte del país como: La Pampa, Entre Ríos, Santa Fe, Mendoza e incluso parte del AMBA, esto se convierte en un factor importante a tener en cuenta a la hora de proteger el hogar. 

Los techos de chapa, por su resistencia y durabilidad, son una excelente opción para afrontar estas condiciones climáticas extremas. Sin embargo, como cualquier material, requieren de un mantenimiento adecuado para prevenir desgastes y roturas que puedan comprometer la seguridad y el bienestar de la familia.

"Los techos de chapa se caracterizan por su alta resistencia a la intemperie, su facilidad de instalación y su bajo costo en comparación con otros materiales. Además, son livianos, lo que reduce la carga sobre la estructura del edificio. Para garantizar una mayor durabilidad y seguridad, es fundamental realizar un mantenimiento preventivo periódico que incluya la inspección del techo en busca de posibles daños." señaló Maria del Mar Danuzzo, Encargada de Arquitectura Comercial de Familia Bercomat, retail especializado en venta de materiales para la construcción que comercializa una amplia variedad de productos desde los cimientos hasta la finalización de la obra.

En este contexto, aunque son una opción muy resistente y duradera, tienen una vida útil determinada y requieren un mantenimiento mínimo para conservarse en buen estado.  A continuación se muestran los problemas más frecuentes y posibles soluciones. 

Goteras y filtraciones: Las goteras y filtraciones son uno de los problemas más comunes en los techos de chapa, generalmente causados por juntas mal selladas, perforaciones o corrosión. Para prevenirlas, la clave está en garantizar una ventilación adecuada para reducir la acumulación de humedad en el interior. Se recomienda utilizar selladores de alta calidad y reemplazar las piezas dañadas para evitar que la situación empeore.

Transferencia de temperaturas: Los techos de chapa sin aislamiento térmico pueden generar una transferencia de calor considerable, haciendo que el interior del hogar sea demasiado caluroso en verano y frío en invierno. Para evitar esto, es recomendable instalar sistemas de aislamiento térmico usando fibra de lana de vidrio, poliuretano expandido o telgopor. 

Roturas o perforaciones: Las roturas o perforaciones en el techo de chapa pueden ser causadas por impactos, granizo o desgaste por el tiempo. Si se detectan daños, es importante repararlos de inmediato con parches de chapa y selladores específicos para evitar filtraciones de agua y daños estructurales.

Corrosión: La corrosión es un problema común en los techos de chapa, especialmente en zonas con alta humedad o exposición a productos agresivos. Para prevenir la corrosión, es importante elegir chapas galvanizadas o con tratamientos anticorrosivos, y aplicar pinturas protectoras de forma regular.

"Prestar atención a los primeros signos de problemas en el techo de chapa, como goteras, condensación o corrosión, es fundamental para evitar daños mayores y costosas reparaciones. Realizar un mantenimiento preventivo regular, que incluya inspecciones periódicas, limpieza y reparaciones menores, puede ayudar a prolongar la vida útil del techo y garantizar la seguridad y el bienestar de la familia." agregaron desde Familia Bercomat. 

Los techos de chapa, con su resistencia, durabilidad y bajo costo, son una excelente opción para proteger el hogar de las inclemencias del clima. Con el mantenimiento adecuado, pueden brindar protección confiable durante muchos años. Construir y mantener un hogar seguro es una responsabilidad que recae en todos sus habitantes.