viernes 22 de enero de 2021 - Edición Nº1765
Impulsobaires » La Plata » 12 jul 2020

La semana que pasó

Panorama Político Platense: Cuando la confianza se quiebra tan fuerte como la economía

Mientras transcurren algo más de cien días de cuarentena por la pandemia de coronavirus, en la ciudad dos mil comercios quebraron y no se sabe cuántos correrán la misma suerte. El presupuesto local está desfinanciado en términos reales porque no hay ingresos y no los habrá, pero lo que más sacude es la falta de un horizonte. Pagamos las consecuencias de no haber hecho nunca lo necesario. Somos una capital de Provincia no reconocida y con nuestro papel disputado aún en estos tiempos. Eso atrasa.


Por: Fabricio Moschettoni, editor de ImpulsoBaires / Twitter @FMoschettoni

“Asóciate con hombres de calidad si estimas tu propia reputación; pues es mejor estar solo que mal acompañado”. George Washington, 1789.

Los números que está dejando la pandemia en la región son catastrófico, y si no hay un esmero por crear asociatividad para ver un mañana en donde salga el sol para todos vamos a pasar décadas de sombra, hambrunas y frustraciones por doquier.

El hecho de no haber cambiado la matriz económica en su momento es el principal factor para entender por qué La Plata será una de las regiones de más lenta recuperación después de la desolación.
Nacimos, crecimos y nos estancamos atados a discursos endebles, etiquetas color sepia, y ni siquiera estudiamos la vida de quienes nos precedieron. No conocemos la Ciudad, por eso no la entendemos. Creímos que solamente por ser una capital de Provincia íbamos a surfear todas las crisis y nos esperaba un porvenir próspero. 

El futuro para los platenses es como el pico de la pandemia: se vive hablando de él pero nunca llega, y el día que lo haga no nos vamos a dar cuenta porque pasará tan rápido que lo veremos por el retrovisor.

El intendente Julio Garro está preocupado, sabe que no se puede eternizarse la ciudad en la fase 1 porque sería de un costo desproporcionado, quiere ver cómo se avanza, se convive con el virus pero se empieza a mover el aparato económico local. Seguramente le fastidia tener 1345 casos confirmados en el distrito y por eso sabe que la Ciudad no puede estar anclada un minuto más. La responsabilidad social tendrá que ser la clave una vez más. Garro viene con la experiencia de una gestión, eso es bueno, y debe calzarse el liderazgo institucional pero también el que sus propios atributos personales le otorgan: tiene la enorme oportunidad de ser el Rudolph W. Giuliani del 2001 que en Nueva York supo afrontar el 11-S con éxito. 

Un debate franco, una reflexión sana desde los disensos

Este domingo en ImpulsoBaires.com.ar empezamos a ver otras opiniones, gente que tiene responsabilidad de transformar la realidad y que tendrá que trabajar en el día de mañana desde el Estado o desde el lugar de poder que le toca. Líderes políticos, económicos, sociales. Gente con liderazgo. Nuestra Casa (con mayúsculas, porque es la Ciudad) es demasiado importante como para creer que un solo pensamiento sea capaz de aportar para superarla.

Esta semana que termina recalculamos la cantidad de comercios que están cerrando en la Región y el número ya nos da dos mil, pero estamos en medio del efecto dominó y posiblemente si vamos detrás de los acontecimientos no quedará ninguna pieza en pie. Salvar algo de lo que falta por delante será la enorme tarea de nuestro tiempo.

Entre la nostalgia de los tranvías y la modernidad

Volviendo a la Ciudad, cuando Dardo Rocha hizo su fundación la pensó como una capital política y administrativa. En épocas de bonanza y necesidades del poder se paró rápidamente y fue observada por el mundo moderno como una metrópolis próspera. Edificios fastuosos, la primera iluminación pública a gran escala latinoamericana, un diseño del Casco Fundación sanitarista, entre otras consideraciones de relieve. El error garrafal fue que se generó el cascarón, pero no se plantó la semilla para que crezca con fuerza una idea sobre qué rol pretendíamos ocupar en el futuro. La Plata fue como la creación de un cuerpo humano perfecto, pero sin sangre. Y así nos está yendo.

Con el tiempo la Ciudad a su rol político administrativo le agregó el universitario y fue avanzando. Se convirtió en un polo académico próspero para distintos puntos del país en donde muchos veníamos con la ilusión de estudiar y mirar el mundo de otra manera. Pero el tiempo marcó que esa matriz tripartita: política, administrativa, universitaria tampoco alcanzaba.

En las últimas décadas la Ciudad creció demasiado en cantidad de habitantes, pero paralelamente ya no solo se olvidó de seguir con su planificación, sino que tampoco pensó cómo le iba a dar de comer a sus nuevos residentes. Solo se conformó con los recursos generados por el propio Estado, y no pudo desarrollarse.

Hoy convivimos en la Ciudad grandes edificaciones, barrios históricos que mantienen el ambientalismo sellado por su aroma a tilos, con 170 o 180 asentamientos que maduraron en las últimas cuatro décadas. Desde esos pozos de marginación surgen los gritos de dolor que aún expresa nuestra democracia. Ellos son nuestra deuda.

Estado grande, comercio que vive de esa burocracia, y algunos emprendimientos industriales le siguieron dando oxígeno. Pero faltó más, eso no alcanzó para nada.

Con los parques industriales no se supo qué hacer. Las empresas no quisieron radicarse porque la Ciudad fue cara, no tenía infraestructura y recién hace poco tiempo que se empezó a saldar esa deuda, además el “costo platense” la dejó fuera de carrera en la pelea no solo con otras regiones sino también hasta con nuestra vecina Berazategui. 

¿Ahora se van dando cuenta por qué a los platenses nos costará mucho tiempo más que al resto salir adelante?.

Entender esa síntesis frustrante tiene como objetivo generar un sacudón en nuestra clase dirigente, que lejísimo está de ser la mejor, pero es la que tenemos para levantarnos el día después de mañana. Ya tendremos tiempo de interpelarla, pero ahora es momento de exigirle que se ponga los pantalones largos y deje de ser “Festilindo” para calzarse la responsabilidad institucional del momento.

Es imperioso una convocatoria amplísima por parte de las autoridades para crear un Consejo Político, Económico y Social con la mirada puesta en ver cómo se levantan los pilares para el desarrollo y de qué manera se refunda una Ciudad con la idea clara de dejarle a las próximas generaciones un lugar más vivible del que recibimos nosotros. En definitiva, de eso se trata ser progresista: pensar como dejamos la Casa algo mejor a cuando la heredamos para ocuparla.

Dos mil comercios cerrados, vale la pena subrayarlo y decirlo una y mil veces. Experimentamos un alivio importante en la desocupación en el primer trimestre de este año con respecto al año anterior llegando al 9% y viniendo de un 10.8%, pero sin embargo esa foto será para tenerla en el mejor de los recuerdos ya que ahora la aceleración está siendo vertiginosa al notarse que se perdieron empleos en todos los rubros privados: comercio y construcción fueron los más afectados.

Los números al rojo

A todo esto, los recursos del Estado municipal para el presupuesto del año próximo serán demasiados flacos porque la Comuna se venía nutriendo para sus gastos de un fuerte aporte de recaudación propia, la que por ejemplo en el año 2019 significó un 55% del total de un presupuesto de $10.658 millones, o sea algo así como $ 5.389 millones, y se le sumó lo que vino de otras jurisdicciones en materia de coparticipación, rondando los $ 2.713 millones. A eso lo engordó un 15% de trasferencias corrientes, -recursos proveniente básicamente de la Provincia y algo de Nación-, lo que en dinero significó unos $ 1.496 millones.

Fíjense cómo queda esa radiografía de los ingresos del Estado local. El volumen sólido que hizo ese 55% de recursos propios quedará raquítico si se tiene en cuenta que habrá muchísimos menos contribuyentes dentro de las tasas de seguridad e higiene o publicidad, y hasta también podría afectarse el buen comportamiento de las partidas vecinales que hacen a la tasa SUM. Además, sin dudas, los aportes coparticipables también van a disminuir porque lógicamente la economía argentina se achicará.

No solo el presente 2020 es incierto, porque ya el Municipio no tiene dinero ni para pagar sueldos y por eso tuvo que tocar las puertas de la Gobernación como lo hicieron otras 134 comunas, sino que el año próximo estará plagado de nubarrones.

¿Nos vamos a resignar a vivir en una Ciudad fantasma?, ¿Queremos ser una capital de Provincia testimonial?.

Esa es la pregunta que hoy nos debe generar una reacción, incluso hasta un insulto a nosotros mismos. Mirarnos al espejo y preguntarnos con sinceridad no tanto qué somos capaces de hacer sino por qué no hicimos lo necesario para evitar llegar a este momento. 

Hay que reaccionar. Hay que levantarse. Hay que reinventarse.

Números que asustan

A las estadísticas de la economía se le suma la otra que es peor y que apunta a la desconfianza. Un estudio de “DC Consultores” a comercios de La Plata en los primeros días del mes no solo muestran números terribles sobre credibilidad en los gobernantes, sino que cuando se pide al entrevistado que defina su situación la palabra es contundente: “Desastre”. El combo de resignación, desconfianza e incertidumbre de futuro es un enemigo feroz que costará mucho derrumbar.

Un trabajo experimental sobre algo más de cien entrevistas online que hicimos desde ImpulsoBaires.com.ar junto al ciclo de Instagram “Mañanas Informadas” que hoy se publica en el portal, completan el panorama complejo de desconfianzas, por ejemplo al tener en cuenta que un 70% o más no cree en los números del INDEC, o que la mitad de los consultados piensa más cada compra en el supermercado.

“IOMA gate” 

En paralelo, la semana estuvo sacudida por el escándalo entre IOMA y la Agremiación Médica Platense en donde además de la pulseada entre dos corporaciones poderosas, -la estatal y la profesional-, se puede observar la imperiosa necesidad de rediscutir el funcionamiento estructural de la obra social e incluso de todo el sistema de salud público y privado.

Este tema es importantísimo para la Ciudad porque IOMA  moviliza el 90% de las prestaciones que hacen las obras sociales, y de ella depende el trabajo de varias decenas de miles de profesionales de la salud, trabajadores, administrativos, asistentes, entre otros rubros.

La cuestión es que IOMA denunció a una docena de médicos por presuntas estafas y delitos de esa índole, mientras que la Agremiación Médica Platense planteó una posición garantista, y entonces la reacción fue la caída del convenio que los unía. Por lo menos esa es la formalidad, aunque seguramente el fondo es otro.

La obra social puentea a la AMP y traza vínculo directo con los cinco mil médicos invitándolos a seguir trabajando de común acuerdo entre ellos.

Pero hay que sincerarse, hay que decir con toda la fuerza de la expresión que IOMA es el fracaso de décadas de administración política – sindical, y su relación con las corporaciones profesionales y los proveedores. Sin ese punto de partida no se podrá llegar a la verdad.

En tanto, la oposición política reaccionó fuerte sobre todo mediante el titular de la UCR, concejal Claudio Frangul, y el diputado de ese mismo partido, Diego Rovella, y desde la comisión de Salud del Senado provincial lo mismo hizo la legisladora de JxC, Florencia Barcia. Lo propio actuó el concejal y presidente del Partido GEN, Gastón Crespo.

A todo eso, los afiliados de IOMA están desconcertados y no saben cuál será su futuro. Este lunes muchas personas van a ir a su médico por un tratamiento y por estas horas están angustiados porque no conocen cuál será la respuesta.

Homero Giles es el presidente de IOMA, y acusa a la Agremiación Médica de haber montado una fuerte campaña de confusión y sembrar sospechas sobre presunta desfinanciación del sistema privado de salud para después comprar clínicas y sanatorios a precios deprimidos. La AMP sale al cruce y denunció una maniobra extorsiva.

Aún faltan varios capítulos por escribirse, pero está claro que hay un juego de intereses multimillonarios teniendo como rehenes a una masa de afiliados que además tiene una pésima asistencia por parte de la obra social más emblemática y movilizadora de la Provincia.

Hasta el próximo domingo.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias