15/06/2024 - Edición Nº3005

Politica

Análisis

Después de Santa Fe a tomar nota: territorio y consenso supera a mundo virtual y golpes bajos

17/07/2023 | Juntos por el Cambio le estaba sacando alrededor de 35 puntos al justicialismo kirchnerista santafecino, pero además el ex ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, se impuso de manera contundente en las PASO de la fuerza opositora al vencer a la mediática Carolina Losada, con 51.64% de los votos, contra 34.19%, y un 14.17% de la socialista Mónica Fein. Triunfó la moderación con Pullaro, y en el plano nacional anotó un nuevo gol el presidencial Horacio Rodríguez Larreta.


por Fabricio Moschettoni, editor de Impulso Baires. Twitter @FMoschettoni


Ayer, en la columna que firmo en Impulso Baires todos los domingos desde hace casi 20 años, titulaba “La vida cotidiana: Tiempo de consensos, y una opinión pública parcialmente comprendida”, y en la primera parte hacía una diferencia sobre el resultado de las encuestas territoriales relacionada a la amplia gama de ofertas que se presentan de mediciones on line (virtuales) o telefónicas, y la crítica apuntaba a que en el segundo caso faltaba territorio.

Las elecciones santafecinas de este domingo volvieron a pegar un fuerte golpe al mundo de la virtualidad, en donde se suele ver que los sondeos se concentran en grupos seleccionados por algoritmos, o sea que son sectores que están dispuestos a debatir de política, y también a las telefónicas en donde la tasa de rechazo es elevadísima por lo que el índice de respuestas a la solicitud de una encuesta es apenas una porción de la sociedad. Las encuestas previas daban un final cabeza a cabeza en las PASO de Juntos por el Cambio, incluso a último momento salieron algunas mediciones que saban a Pullaro entre 3 y 4 puntos por encima de Losada, pero la cuestión estaba anoche, con el 91% de los votos escrutados, con 34% de los votos afirmativos para el legislador provincial, 21% para la senadora nacional, y 8% para Mónica Fein, la ex intendenta socialista de Rosario.

El mundo territorial sigue siendo el gran termómetro para marcar una elección, y esa cuestión la pueden comprobar únicamente las alternativas políticas que tienen una gran red de referentes y militantes distribuidos como un enjambre en todo el territorio.

El consultor Gustavo Córdoba, director de “Zuban Córdoba”, dijo a Radio Perfil una frase contundente que describe a la perfección el momento: “hay una profusa cantidad de encuestas que se hacen con metodología que uno no podría catalogar de "encuestas", como las telefónicas o las digitales. En las digitales es el algoritmo el factor fundamental, y ya no interviene lo aleatorio ni la cuestión probabilística que es tan relevante a la hora de muestrear un universo que sea representativo”.

“Creo que, en la industria de la opinión pública, una enorme mayoría sigue insistiendo en creer que publicando encuestas va a generar una corriente de opinión. Entonces vemos valores que quizá están en la intención de deseo de algunos dirigentes, pero no en la realidad”, sostuvo.

Pero además a ese factor de la medición de la opinión pública le sigue el manejo de la moderación y si un observador seguía la campaña santafecina se podía observar a un Pullaro sin responder a la catarata de agravios recibidos, mientas que su adversaria, Carolina Losada, no dejaba de sacudir misiles venenosos.

Es verdad que las elecciones distritales o provinciales no se pueden trasladar al plano nacional de manera directa, pero marcan tendencia.

San Juan, San Luis, ahora Santa Fe son puntos que anotó el presidencial Horacio Rodríguez Larreta y que coinciden con su perfil de moderación, de campaña con propuestas y además de apertura para lograr consensos amplísimos que son necesarios a la hora de dar respuestas a la complejidad de los problemas de los argentinos. Por el contrario, la presidencial Patricia Bullrich tomó otro camino, el de la denuncia, el de ser punzante y acusadora, y el de pedir jugar partidos a todo o nada, en donde el nada termina significando un estallido generalizado del frágil tejido social argentino.

Hoy festejan los moderados, a los que llaman palomas; pero también luego de Sante Fe sería interesante que los halcones, los que van a “todo o nada”, empiecen a recapacitar si continúan ofreciendo la alternativa de una sociedad dividida, o buscan inclinar sus discursos hacia un centro componedor, unificador.

Argentina tuvo luchas encarnizadas en la década de 1820 que luego avanzaron hasta por lo menos 1860 para renovarse los enfrentamientos con otras modalidades, tuvo un siglo XX violento con interrupciones de los ciclos constitucionales de manera frecuente, y un comienzo del siglo XXI con una sociedad absolutamente dividida entre blanco y negro, jugando una finalísima de Boca y River todo el tiempo. 

Ese transitar inmenso de fracasos nos llevó a este presente rodeado de angustias, resignación y falta de objetivos que nos permita ver un futuro mejor. Somos el país del 7 u 8 por ciento de inflación mensual, que arrastra un modelo de gestión que no tiene capacidad de respuestas, y que la amenaza de la utilización del Estado para beneficio propio, como caracterizó a lo más medular del oficialismo, quiere perpetuarse con más fuerza.

Santa Fe, el tercer distrito con más electores del país, mostró una respuesta contundente: territorio y consenso, contra virtualidad y golpes bajos.