15/06/2024 - Edición Nº3005

Politica

Días complicados

Previendo malas noticias políticas, Milei se refugia en su mesa chica para “la guerra total a la casta”

06/03/2024 13:01 | El presidente Javier Milei sabe que el Pacto de Mayo está tambaleando, y el requerimiento de la oposición y de los gobernadores podrían desnaturalizar su intención de más motosierra. ¿Hay Plan B si se derrumba el Pacto?. En tanto, hay preocupación porque la clase media no es de salir mucho a la calle, pero cuando lo hace puede cambiar el rumbo político de un país.


por Redacción


En la política nadie cree en el Pacto de Mayo, pero tampoco lo considera serio gran parte del círculo rojo porque aseguran que “es imposible que le aprueben una fiesta para él sin que suelte recursos para los gobiernos provinciales”.

Los gobernadores tienen que dar respuesta a su gestión y reclamarán los recursos que le corresponden, y además los intendentes de cada provincia están presionando demasiado para que sus presupuestos no se desfinancien.

Así es que las probabilidades de un Pacto de Mayo como lo piensa Milei son muy bajas. El tema que se observa tiene que ver con que el mandatario nacional no quiere ni puede abandonar su idea de motosierra, y eso hace que no haya recursos suficientes para las provincias.

En el Congreso está todo mal, y es muy difícil que sus proyectos se puedan convertir en ley, pero además es posible que entre el PJ, la UCR, los socialistas, el GEN, algunos provinciales y el bloque federal que preside Miguel Pichetto le marquen la agenda como iniciativas costosas como jubilaciones, financiamiento educativo, obras, entre otras.

Por poner un ejemplo, solo en el Senado hay cerca de 50 senadores en contra del DNU, y en Diputados hay un número muy fuerte para aprobar leyes “reparadoras” para la gente, pero incómodas para el León.

Así que no son pocos dentro del gobierno lo que confirman que el presidente pidió prepararse para dar una guerra total.

Esa premisa tiene que ver con una fuerte presencia comunicacional de sus ministros, secretarios y operadores de redes sociales para asegurar al votante propio e intentar poner al descubierto que “la casta política no lo deja gobernar”.

Marzo, abril y tal vez mayo son meses muy difíciles para la economía porque los ahorros en los hogares se están acabando y no se podrán pagar cuentas como prepagas, escuelas privadas y hasta se modificará la canasta alimenticia. 

Ese panorama afecta directamente a la clase media, que son una franja de diversos sectores sociales que salen poco a la calle, pero cuando lo hacen pueden cambiar el rumbo político de un país.

La caída contundente de ventas minoristas de alrededor de 30% en febrero, el aumento constante de combustibles, la energía por las nubes, y la depreciación sistemática de los ingresos podría hacer cambiar el humor de los votantes de Milei que no son su núcleo duro.

Con este presupuesto, Milei y su gobierno ya están buscando un Plan B que sea “radicalizar todo y dar la guerra en todos lados”.
 

Temas de esta nota:

JAVIER MILEICLASE MEDIAMOTOSIERRA