23/06/2024 - Edición Nº3013

Economía

Panorama complicado

José De Mendiguren: "La apertura irrestricta de las importaciones nunca salió bien"

13/03/2024 11:56 | El ex funcionario del área de Producción de gobierno anterior, José De Mendiguren, indicó que ese tipo de medidas “siempre termina destruyendo empleo y no generando el efecto de baja de precios”.


por Redacción


En declaraciones a Mañana es Mejor, por Radio Provincia AM1270, rechazó la decisión del Gobierno de realizar una apertura total de las importaciones de alimentos. Al respecto, dijo que “la experiencia Argentina con la apertura irrestricta de las importaciones nunca salió bien porque puede tener un período de una estabilidad aparente pero siempre termina destruyendo empleo y no generando el efecto de baja de precios”.

El ex secretario de Industria y Desarrollo Productivo de la Nación explicó que “una economía puede tener grados de apertura cuando la macroeconomía está ordenada y el país tiene igualdad de condiciones con el resto de la producción del mundo”. Sin embargo, subrayó que “cuando lo hace con retraso cambiario, esa apertura unilateral (lo único que se hace es abrir las importaciones) no redunda en exportaciones”, pero además “nunca logra el efecto porque quien importa no va a bajar los precios en función de que compra más barato en el exterior. Por el contrario, fija el mayor precio posible”. Por lo tanto, indicó que “lo que termina haciendo es cambiar el salario argentino por salario pagado en China”.

José de Mendiguren sostuvo que “en la Argentina es carísimo exportar y baratísimo importar. Entonces uno sale a cambiar producción local por importación” y cada vez que se implementó una medida de esas características “el desempleo se duplicó”. En tal aspecto, agregó que “esto no es neutro. Cuando un trabajador va a comprar, tiene que tener un salario. Si se destruye el empleo, no va a haber consumo”.

El industrialista reveló que “en la Argentina estamos importando tomates, llevando tomates de 1.400 KM a Buenos Aires mientras que en el cordón frutihortícola de La Plata no los cosechan”. Más tarde, recordó que durante el macrismo “la firma La Campagnola de Arcor cerró una planta porque le importaron el 50% de la producción de tomates de Italia. Yo pregunto: ¿Eran más competitivos los italianos o había un retraso cambiario que premiaba la importación?”. En tanto, registró que “en otros rubros de la economía podríamos testear que por la modernización… pero en alimentos no. Nadie discutir que una alimenticia como Arcor, que exporta a 120 países, no es competitiva”.

En este contexto, De Mendiguren pidió “proteger el empleo” y asumió que “es cierto que el gobierno anterior tenía el problema de que el poder adquisitivo del salario perdía contra la inflación” pero argumentó que “teníamos el desempleo más bajo de los últimos 15 años con un 7%”, mientras que “cuando se aplican estas políticas impactan en el empleo, que es un drama que los argentinos conocimos. Con desempleo, no hay ningún salario”.

Por último, lamentó que “cuando algunos festejan porque suben los bonos y baja el riesgo país, la Argentina productiva empieza a cerrar las plantas. Ojalá no sea así, pero la historia nos dice que no se sale por este camino”. Luego, interrogó: “Federico Sturzenegger, que en el 2001 hizo el megacanje, el blindaje y le sacó el 15% a los jubilados, ¿no vio los resultados? Patricia Bullrich, Domingo Cavallo y Ricardo López Murphy eran gobierno en ese período y aplicaron todas estas medidas”.